dorador de pasos de Semana Santa

El trabajo del dorador de pasos de Semana Santa – el estucado y el pulido en el proceso del dorado

Antes de seguir leyendo este artículo sobre el estucado y pulido que lleva a cabo el dorador de pasos de Semana Santa, le recomendamos leer el artículo sobre la introducción al dorado. Aquí explicamos el paso que sigue al retapado y trapeado en el proceso del dorado: el estucado y el pulido en el proceso del dorado.

 

El trabajo del dorador de pasos de Semana Santa

El estucado

Una vez el dorador de pasos de Semana Santa ha acabado de trapear la pieza de madera tallada para evitar que las uniones se separen entre sí en un futuro, éste le da varias capas de yeso o estuco. Es de ahí de donde viene el nombre de estucado.

Este proceso es esencial para que la pieza quede completamente lista. Se aplica con algún tipo de pistola mecánica, aunque esto no fue siempre así, ya que en el pasado se utilizaba el auxilio de brocha.

 

El pulido

Durante el proceso de el pulido la pieza debe ser rascada tras la aplicación del estuco para poder recuperar de nuevo el dibujo del tallado que se haya perdido por el grosor del yeso. El pulido es esencial para poder recuperar la forma exacta de la pieza tras el estucado. Es necesario respetar el trabajo del tallista. El dorador aquí repasa con esmero todos los detalles para no ocultar los detalles del tallista.

Después del pulido la superficie se encuentra totalmente preparada y el dorador de pasos de Semana Santa podrá pasar a embolar y dorar la pieza.

 

 

 

Los pasos descritos aquí requieren de un técnica perfeccionada. Es por ello que es esencial que éstos sean llevados a cabo por un dorador como Manuel Rodríguez

En el siguiente artículo hablamos sobre el siguiente paso: el embolado en el proceso del dorado.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *