dorador de un paso de Semana Santa

El trabajo del dorador de un paso de Semana Santa – el embolado en el proceso del dorado

Antes de seguir leyendo sobre el embolado que lleva a cabo el dorador de un paso de Semana Santa, le recomendamos leer primero el artículo que habla sobre la introducción al dorado. Aquí hablaremos sobre el paso que sigue al estucado y el pulido en el proceso del dorado: el embolado.

 

Pasos del dorador de un paso de Semana Santa en el proceso del embolado

Para llevar a cabo el embolado, el dorador de un paso de Semana Santa emplea los siguientes pasos:

El bol

El embolado es la tarea indispensable antes de aplicar el pan de oro sobre la superficie estucada. El bol es el material que se emplea durante el proceso del embolado, de ahí su nombre.

El bol es una mezcla a base de tierra de bol y gelatina de pescado. Permite al dorador de un paso de Semana Santa poder bruñir el oro tras su aplicación en el material.

 

Las capas de bol necesarias

Primero se le aplica una capa de una mezcla suave con muy poco bol. La segunda capa es la que llevará la mezcla con más bol. En total el dorador da cuatro capas a las partes del dorado que irán de brillo y dos capas a las partes que irán en mate. Esto es debido a que las zonas de brillo necesitarán ser más bruñidas que las de mate. Bruñir es la tarea que se lleva a cabo frotando repetidamente la superficie con una piedra de ágata para que la zona quede brillante.

 

El perrillo y el agua cola

El perrillo es una especie de pincel. Se le dará de nuevo agua cola a la superficie que será mate, y no a la superficie que tendrá brillo.

 

 

 

 

El embolado en el proceso de dorado requiere pasar por las manos de un profesional del dorado como Manuel Rodríguez.

 

En el siguiente artículo hablamos sobre el paso que procede al embolado: El dorado en el proceso del dorado al agua

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *