tallista de los pasos de Semana Santa

El tallista de los pasos de Semana Santa

El trabajo del tallista de los pasos de Semana Santa está inspirado en muchos estilos artísticos, como el gótico, el barroco y el renacentista. Su función es el de diseñar las originales andas procesionales que admiramos los días de la Semana Santa. Trabaja con la materia prima y lleva a cabo los primeros pasos antes de que la obra pase a los charolistas y los doradores . Elementos fundamentales en el trabajo del tallista son las gubias, las escofinas y la madera.

 

Todo profesional de la madera, sobre todo el tallista, posee conocimientos teóricos y se forma en historia del arte, arquitectura y otras disciplinas antes de empezar con su profesión. Estas formaciones van acompañadas de conocimientos técnicos adquiridos únicamente a partir del trabajo y práctica constantes.

 

En el trabajo del tallista de los pasos de Semana Santa son fundamentales los siguientes materiales e instrumentos:

 

Materiales

  • Madera: Por supuesto, la madera es la materia prima que anega el taller de un tallista de pasos de Semana Santa. En el exterior se maneja la caoba y el cedro, y en el ornato del paso, los armazones y las parihuelas se utiliza pino de flandes.
  • Pasta de madera: Se utiliza para recubrir los desperfectos y reparar. También se puede utilizar en los candelabros.
  • Cuerdas de yute: Se emplean para cubrir los armazones de hierro que se construyen en el proceso de elaboración de los candelabros.
  • Telas: Son un suplente de las cuerdas de yute y cumplen la misma función.
  • Alambre: Sirve para crear una maqueta antes de ejecutar directamente algunas piezas.

 

Instrumental

  • Herramientas de sujeción: son indispensables para que los porrazos y cisuras sean precisos y la unión de fragmentos sea perfecta. Se suelen utilizar los gatos.
  • Maquinaria: Desde motosierras hasta taladradoras, las máquinas que suplen a las herramientas manuales son de gran apoyo para llevar a cabo el encargo con más rapidez.
  • Banco de trabajo: Es la mesa donde se lleva a cabo el trabajo del tallista. Deberá tener una altura suficiente como para que el tallista no tenga que agacharse.

 

 

El trabajo del tallista requiere de mucha práctica. Es por eso que para lograr ser un buen tallista o dorador es necesario aprender de la mano del mejor profesional. Manuel Rodríguez llevará a cabo un curso personal e intensivo durante los meses de verano. Para más información contacta aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *