Los candelabros de un paso

La talla de un paso: Los candelabros de un paso

En los dos artículos anteriores hablamos de los 6 pasos en la realización de la talla de un paso. Antes de leer este artículo sobre los candelabros de un paso recomendamos leer primero los dos anteriores. Podrás encontrar el primero AQUÍ.

Los candelabros de un paso merecen un artículo entero por su complejidad en cuanto a los diferentes pasos que deben seguir. A continuación explicaremos cómo se tallan los candelabros a través de 5 pasos:

 

La estructura

 

Como es natural, antes de empezar el maestro deberá hacer un estudio de la forma y el número de brazos de los candelabros. La forma que vaya a adoptar el candelabro se reflejará de las siguientes maneras: en una estructura metálica, en una plantilla, en un maqueta hecha con alambre grueso, y en un dibujo. Éstas servirán para enseñárselo a la hermandad y al herrero, que es el que realizará el siguiente paso.

 

 

El herrero

 

Los candelabros son una parte de los pasos de semana santa que también debe pasar por las manos del tallista. No obstante, el tallista necesitará primero la ayuda de un herrero, que será la persona que se encargue de construir la estructura sobre la que se sostendrán los candelabros. Para ello el maestro deberá darle unas medidas que el herrero deberá seguir bajo la supervisión de éste.

 

 

Cuerdas de yute

 

Una vez el tallista obtiene la estructura hecha por el herrero, pasa a cubrir toda la superficie metálica con cuerdas de yute o telas. El yute es una fibra textil sin tratar obtenida a partir de ciertas plantas de la familia del tilo. El tallista irá dando vueltas a la cuerda para tapar el armazón sin dejar espacio entre vuelta y vuelta. Una vez forrado todo se le aplica una mano de cola aguada para que el entramado de cuerdas se convierta en una pieza firme, áspera y dura.

 

 

Piezas de madera

 

Será sobre la superficie de cuerdas de yute que el tallista empezará a colocar piezas de madera. Cada pieza de madera se realizará en dos mitades, y en cada mitad “el canelador”, un canal hecho con una gubia de medio cañón o de cañón que sea algo cerrada que permitirá la perfecta acoplación.

 

 

El proceso de tallado

El proceso de tallado sigue fundamentalmente los pasos de la imaginería. Primero se siluetea la madera, a continuación se va eliminando materia para darle a la pieza la forma artística definida en el proyecto, y por último se pule.

 

 

Aprender a tallar los candelabros de un paso requiere de mucha práctica. Es por eso que para lograr ser un buen tallista o dorador es necesario aprender de la mano del mejor profesional. Manuel Rodríguez llevará a cabo un curso personal e intensivo durante los meses de verano. Para más información contacta aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *