obra de arte religiosa

El diagnóstico de una obra de arte religiosa

Para poder adquirir un mayor conocimiento sobre una obra de arte religiosa es necesario elaborar un diagnóstico completo sobre el método de ejecución, causas del deterioro y como varían, así como también materiales utilizados. Este diagnóstico se elabora para recoger más información acerca del mejor tratamiento aplicado a la obra.

Podemos separar el diagnóstico de una obra de arte en diferentes fases:

 

Fase 1: Análisis organoléptico del tejido

En esta primera fase el conservador-restaurador fija las características técnicas y materiales de la obra, así como también su estado de conservación. Esto le permite crear una descripción detallada de los componentes que forman parte de la obra religiosa y su técnica. Como ejemplo de esto, se analiza la materia base, la clase de soporte, cantidad de elementos en la obra, la disposición de cada uno y el mecanismo de unión entre elementos.

 

Fase 2: Estudio de las distintas partes de la obra

Después del análisis organoléptico del tejido se llevan a cabo la preparación y las policromías con especial foco en analizar e identificar elementos añadidos en injerencias previas.

 

Fase 3: Evaluación del estado de conservación material

Durante la 3º fase del diagnóstico, los estratos que forman la pieza son estudiados al detalle para separar las variaciones que afectan a cada uno como roturas, manchas, etc. La parte más significativa en el diagnóstico de una obra de arte religiosa es la evaluación del astado de conservación. En esta evaluación se utilizan diversas técnicas analiticas, calificados de manera general en procedimientos no destructivos y destructivos. Estos conceptos son necesarios de ser comprendidos por lo que en el siguiente artículo se expondrán al detalle.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *